En plena pandemia y con las restricciones vigentes para mitigar la segunda ola de contagios de Covid, en la localidad de Libertad funcionaba un hipódromo ilegal. Medio centenar de participantes quedaron aprehendidos por violación al artículo 205 del Código Penal y por juego clandestino.

Vergonzoso: en plena crisis sanitaria por la segunda ola de contagios de Covid-19 y con las fuertes medidas restrictivas anunciadas por el gobierno nacional, en Libertad desbarataron una carrera clandestina de caballos.

Como consecuencia de una denuncia vecinal ingresada al 911, la justicia ordenó el secuestro de los equinos y de los rodados en los que fueron trasladados hasta el lugar y la aprehensión de medio centenar de participantes, quienes quedaron imputados por violación al artículo 205 del Código Penal (infracción a norma que intenta evitar la propagación de una enfermedad) y al artículo 301 bis sobre juego clandestino.

Fuentes policiales y judiciales confirmaron que la competencia de sortijas se estaba llevando adelante en un predio privado de dos hectáreas ubicado en Triunvirato y Melo, de la localidad de Libertad, terreno en el que había “una pista delimitada y acondicionada” para llevar adelante la actividad, según confió un investigador.

A raíz de las órdenes emanadas por el Juzgado Federal Nº 2 de Morón y la Fiscalía Nº 5 (la primera dependencia por la violación del decreto presidencial y la segunda por las apuestas ilegales) fueron aprehendidas las 55 personas que estaban en el lugar, y fueron incautados diez autos, once camionetas, diez trailers para el traslado de los equinos y diez caballos.

El Artículo 301 bis establece que será reprimido con prisión de tres (3) a seis (6) años el que explotare, administrare, operare o de cualquier manera organizare, por sí o a través de terceros, cualquier modalidad o sistema de captación de juegos de azar sin contar con la autorización pertinente emanada de la autoridad jurisdiccional.

Todo el material secuestrado, incluso los animales, quedó a disposición de la justicia. Sin embargo, ninguno de los presentes terminó detenido luego de constatar que no tenían antecedentes penales ni pedidos de captura. El organizador del evento fue identificado como Carlos Alberto Aiello (56).

Fuente: Merlohoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *