El intendente Menéndez difunde en sus redes sociales la construcción de nuevas calles. Pero lo que llama la atención es que el revestimiento utilizado es de bajísima calidad y dura solo algunas semanas.

Un sistema que hace tiempo se ha dejado de usar por representar un gasto inútil que ni siquiera califica como obra de pavimento, sino que se usa para plazas y veredas. Los ladrillos para veredas que utilizan están ligados a una empresa que sería de un alto funcionario municipal y conocido “peladito”, en donde compran millones y millones para “pavimentar” distintas calles de Merlo. Como se puede observar en las fotos, los ladrillos comienzan a romperse y levantarse a las pocas semanas de la inauguración.

En algunas calles ni siquiera pasan autos y se rompen igual. Esto habla de una gran estafa al pueblo de Merlo, ya que se gastan millones de pesos en revestimientos superficiales que los técnicos y la gente saben que no duran nada y a las pocas semanas ya no sirven más. Por esta razón, a los pocos meses vuelven a gastar dinero de las arcas municipales para realizar los arreglos ocasionando ganancias millonarias a la empresa constructora, que como es común en la gestión de Menéndez, sería de un allegado al poder municipal. Otro engranaje más en este oscuro sistema de corrupción que se suma a la construcción de plazas pero que acelera el vaciamiento de los fondos municipales para aumentar el patrimonio de unos pocos.

Fuente: Merlogba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *