Las Salitas de Salud de los barrios están desapareciendo. Muchas están cerradas y las pocas que quedan solo funcionan como vacunatorios.

La decisión del intendente Menéndez es de dejarlas abandonadas hasta que desaparezcan. La Salita de Los Cardales tiene los baños clausurados hace meses. El tanque de agua pierde y cuando los trabajadores pidieron que se arregle, el intendente Menéndez fue contundente: “No hay plata”.

Esta situación es gravísima ya que atenta contra la salubridad pública general y es una demostración del abandono de la higiene que daña directamente a la salud de la gente, como ocurre en todo Merlo. No hace falta decir que abren cada vez menos horas y la gente no se acerca porque saben que no hay nada. Parece que el intendente Menéndez se olvidó de su promesa de tener Salitas de salud las 24 hs.

Pero claro. Eso fue en campaña política y el sabe muy bien que dice lo que la gente quiere escuchar solo para conseguir el voto. Así engaña a la gente. Hoy Merlo sufre el vaciamiento de Salud Publica más grande de su historia por la exclusiva decisión política del intendente Menéndez.

Fuente: Merlogba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *