Fue detenido por personal de la DDI tras una serie de tareas de investigación encubiertas. Lo ubicaron a punto de ingresar a una vivienda de Merlo, pero cuando advirtió la presencia policial se dio a la fuga. Fue perseguido por 200 metros hasta que cayó.

EXCLUSIVO: detuvieron a uno de los dos presos que se fugaron de la comisaría 1ª de Morón. El sujeto fue identificado como Pablo E. F. y se había evadido junto a un cómplice en la noche del pasado 2 de septiembre, luego de haber sido trasladado a declarar en sede judicial. Ambos estaban acusados de robo agravado por escalamiento.

Aquella noche, siempre según la información brindada por fuentes policiales , Fontana y un cómplice, Gustavo Néstor Soto, habían regresado a la seccional y, mientras estaban a la espera de realizarles el legajo para ser llevado a los pabellones carcelarios, atacaron al efectivo policial con una reja que desoldaron. Le pegaron varios golpes y luego fugaron por un pasillo que da al patio de la dependencia.

Desde entonces la justicia emitió una orden de captura para ambos y personal de la DDI de Morón quedó a cargo de la pesquisa. Así, una fuente de la investigación informó que, luego de una serie de tareas encubiertas, los uniformados lograron dar con el evadido. Lo primero que hicieron fue determinar los lugares que podría frecuentar, y lo ubicaron en una finca de Padre Mujica y Boyacá, de Merlo.

Allí se implantó un servicio de vigilancia encubierta de manera discreta y a distancia prudencial. En un momento de la observación arribó a la finca un rodado Chevrolet Corsa Classic, conducido por el buscado, con intenciones de ingresar a vivienda. Se intentó interceptarlo pero escapó, lo que dio lugar a una persecución que culminó a unos 200 metros”, describió un vocero policial.

Lo cierto es que Pablo E. F. fue detenido y ya está nuevamente a disposición de la fiscal Adriana Suárez Corripio, de la UFI Nº 8 de Morón. Inicialmente Pablo E. F. había sido arrestado por el robo en proceso a una gomería ubicada en la calle Irigoyen al 200, de Morón, donde la propietaria dio aviso al 911 por ruidos en los techos. Efectivamente, Pablo E. F y S. su cómplice en la evasión, habían violentado el tinglado del comercio para robar dinero en efectivo y herramientas varias, como llaves combinadas, destornilladores, martillo y una barreta, que fueron recuperadas por la Policía en una de las mochilas que portaban.

Fuente: Merlohoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *