El hijo del ex ministro durante el menemismo está acusado de “ Violación, golpes, maltratos físicos y psicológicos” por parte de una ex empleada doméstica y de participar del secuestro de una joven junto a otros tres sujetos, de los cuales dos ya fueron condenados.

La Policía Federal capturó este miércoles a Mariano Mera Figueroa Alba, el sujeto que se mantuvo prófugo de la justicia durante tres años acusado de ser uno de los autores del secuestro y abuso sexual de Jésica Rodríguez, una joven que trabajaba como empleada doméstica en su casa de Merlo.

Se trata de una persona con grandes influencias políticas y poder económico, todas características que lo llevaron a gozar de impunidad mientras algunos de los miembros de la red criminal que él lideraba -y lidera- pudieron ser enjuiciados y condenados en marzo del año pasado”, indicó la abogada Romina Ávila, una de las patrocinantes de la víctima.

Mera Figueroa, hijo de uno de los dirigentes peronistas que fuera ministro durante el gobierno de Carlos Menem, está involucrado en dos causas. Una, presentada por Micaela Rodríguez, empleada municipal en Merlo y militante y referente de Corriente Peronista Descamisados de ese distrito. En noviembre de 2017 lo acusó de violación, golpes, maltratos físicos y psicológicos.

Asimismo está imputado por el secuestro coactivo de Jésica Natalia Rodríguez, quien fue amenazada por el prófugo para que rectificara una denuncia en su contra para que se presente como testigo en la causa de Micaela. Por ese hecho ya fueron condenados Ernesto Ariel Duarte y Osmar Claudio Moyano por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 10 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La justicia los encontró a ambos -exempleados del Municipio de Merlo- coautores penalmente responsables de los delitos de privación ilegítima de libertad agravada por haber sido cometida con violencia y amenazas en concurso ideal con el delito de robo, por los cuales los sentenciaron a cinco años y medio de prisión. En el mismo veredicto, los jueces Marcela Rodríguez, Silvia Mora y Alejandro Noceti decidieron absolver, por el beneficio de la duda, a Juan Omar Schirmo, quien supo desempeñarse como abogado del Concejo Deliberante de ese distrito.

Sin embargo, Mera Alba nunca había podido ser juzgado porque eludió la acción de la justicia desde el momento en que fue denunciado. En esa condición permaneció durante más de tres años, hasta que fue hallado en una quinta de la localidad de Francisco Álvarez, en Moreno.

En diálogo con el otro letrado que representa a Jésica, Nicolás Rechanik, expresó que “el hecho de que Mera haya designado al mismo abogado que defendió a sus cómplices indica que profugarse fue parte de una estrategia jurídica para tener la posibilidad de tener dos juicios”. El defensor es Juan Manuel Cassolatti.

Asimismo, los abogados insistieron en que se respeten las disposiciones contenidas en la Ley Nº 27.372 de derechos y garantías de las personas víctimas de delitos. Pero, fundamentalmente, reclamaron a la Justicia “esfuerzos en la protección real y efectiva de la víctima y sus dos hijas, también víctimas del agresor y su red criminal, y que realicen un trabajo independiente, serio y eficaz, ya que Mera Figueroa tiene detrás de él una red política y mafiosa que lo protege y lo defiende, aun sabiendo las aberraciones que cometió inclusive como funcionario público en actividad al momento de los hechos investigados”.

Solicitamos que se garanticen los derechos de las víctimas, que no se exponga y revictimice a todos los testigos que ya desfilaron durante largas audiencias. Confiamos en la Justicia y los organismos del Estado. El país hoy es un poquito menos injusto. Es una buena señal para quienes se creen impunes por ser parte del poder”, concluyeron los abogados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *