En distintos allanamientos se encontraron los celulares desde donde se hicieron las llamadas intimidantes al colegio Parroquial Cristo Obrero de Haedo.

En la mañana de hoy, se llevaron adelante cuatro allanamientos simultáneos en dos domicilios de Morón, uno de Haedo y otro de Hurlingham, por las reiteradas amenazas de bomba al colegio Parroquial Cristo Obrero de Haedo. En los operativos se hallaron los cuatro teléfonos celulares desde donde se realizaron las llamadas. De acuerdo a los datos preliminares de la investigación, todos los involucrados serían menores y alumnos de la institución educativa.

El procedimiento, a cargo del fiscal Hugo Ravizzini perteneciente a la UFI Nº7, estuvo encabezado por agentes de la unidad de Delitos Especiales de la Policía Bonaerense junto a personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Municipio de Morón.

En los últimos días se registraron varios llamados al 911 en diferentes horarios donde se amenazó con la instalación de artefactos explosivos en el edificio del colegio. Ante cada llamado, el edificio debió ser evacuado y Brigada Antiexplosivos realizó rastrillajes para determinar si las amenazas eran reales. En todos los casos fueron descartados y se iniciaron las acciones para identificar a las personas.

La causa se enmarca dentro del artículo 149 bis del Código Penal que señala que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años el que hiciere uso de amenazas para alarmar o amedrentar a una o más personas. En este caso la pena será de uno a tres años de prisión si se emplearen armas o si las amenazas fueren anónimas”. Sin embargo, al tratarse de menores se podrían dar otro tipo de sanciones accesorias que determinará oportunamente el Poder Judicial.

Además, se les exigirá el pago de un resarcimiento económico por los gastos ocasionados al Estado, correspondientes al procedimiento que se llevó a cabo.

Fuente: Sectorprensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *